Make your own free website on Tripod.com
"EL INDIO TRISTE"

En la esquina de una casa se sentaba tdoso los días un "indio" muy triste, no se quejaba, no lloraba, a veces suspiraba pero siempre estaba triste.

Cierta vez le pregunte, señor ¿por qué ésta triste?¿porque sufre?.  Ni siquiera levantó la cabeza, sólo me dijo: ¿pués que estas ciego? ¿acaso no tienes ojos? ¿acaso no tienes orejas? ¿acaso estas sordo? ¿es que no lo sabe tú corazón?

Mira a tu alrededor, ve a a ver a todas partes.  ¿En dónde está en pie el agua, el cerro (la ciudad)? ¿Dónde viene a salir el asiento, la estera (el antiguo gobierno)? ¿en dónde permanece la "casa de los jóvenes", "la casa del canto", "los recintos supremos", "la escuela de estudios superiores", "el juego de pelota", "la casa de los bienes comunales", "el lugar de los antiguos mercados", "la casa de las armas"? ¿En dónde viene a salir la cano con flores, con verduras?, ¿Dónde corre el agua cristalina, los peces?, ¿DÓNDE?

Ya no se hace salir la flor, ya no se habla la palabra de la gente, nuestro idioma, sólamente se avergúenza la gente; a las mujeres ya no les agradan sus vestidos.  Hoy se habla una lengua extraña, arenosa: la baba, la saliva (la falsedad), la gente habla como tartamuda, como gruñendo.  Los hombres se embriagan todos los días, ya no se trabaja, sólo se roba, se hurta; la gente se ha vuelto coyote (se ha ladinizado), ahora siguen el camino del conejo, del venado (el camino de la maldad).  ¡¡ay, ay se despeñarán, caerán a la barranca (se perderan). Oh noche, oh viento, Oh dueño de la cercani, oh dueño de vecindad.

¡Ay, ay, ¿cuándo aparecerá nuestra antigua regla de vida: aquello que es piedra preciosa (jade), aquello que es como pluma fina de quetzal (los más preciado), lo que bueno, lo que es recto (lo que es digno)?.  ¿Acaso hemos de vivir en paz?, y ahora, ¿dónde está la luz, la tea (el modelo, el ejemplo a seguir)?.

Oh muchacho fortalece tu corazón, con águilas, con jaguares (con valentía).  Por favor, ve a ver, ve a buscar sus libros, sus pinturas (su legado de ellos), los ancianos y... ójala todavía fuera en sus dignos ojos, en su venerable presencia (en el tiempo, en la época de ellos), de los mexicano-tenochas, los poseedores de la tinta negra, del color (los grandes sabios):  Nuestros dignos, nuestros venerables abuelitos.

  
 

 
 

FUNAAZ

Autor: Víctor A. Linares Aguirre

1993


DEDICADO A LA MEMORIA DE TODOS LOS MEXICAS QUE CAYERÓN VÍCTIMAS DEL HOMICIDIO INDISCRIMINADO ARIO. Y GRACIAS POR DEFENDER A NUESTRO PUEBLO Y HACERNOS SENTIR ORGULLOSOS DE SU LUCHA, SU CULTURA Y SOBRE TODO DE SU RAZA DE BRONCE.


FUERZA NACIONALISTA AZTECA (FUNAAZ)