Make your own free website on Tripod.com

12 DE OCTUBRE DE 1492

FUNAAZEste 12 de octubre, como ya es costumbre en la ciudad de México, diversos grupos se manifestaron contra lo que consideran el aplastamiento de las culturas que habitaban América antes del casual descubrimiento del navegante genovés. Nosotros nos preguntamos, ¿Hay algo que festejar?, ¿algo por que sonreir?, si grandioso la decadencia hispanoamerica se viste de fiesta celebrando el genocidio de un pueblo, la destrucción casi por completo de una cultura. ¿Qué queda ahora?, mucho , hijos bastardos de colonias asesinas (vendidos, traidores) que celebran, que festejan casi como fiesta nacional esta fecha empapada en sangre. La colonia imperialista teñida de sangre, sangre nativa, sangre de la tierra. Después de cinco siglos la herida sigue abierta, y sigue sangrando.

Foto: Raúl Ortega

FUERZA NACIONALISTA AZTECA

Reminiscencias prehispánicas. Foto: Raúl Ortega

FUERZA NACIONALISTA AZTECA

Una columna de granaderos arriba a la glorieta de Colón, para vigilar los actos que distintas organizaciones realizarían ayer con motivo del Día de La Raza. Foto: Raúl Ortega

DESIGUALDADES Y RACISMO

En la conmemoración del 12 de octubre, ayer, innumerables indígenas de México y Latinoamérica expresaron por diversos medios su descontento ante las situaciones de marginación y miseria en que viven y que son, a fin de cuentas, secuelas de la Invasión.

FUNAAZHoy, a los casi cinco siglos de la derrota de las culturas de Ixachillan (hoy Amerikkka) por los cerdos blancos, y a los dos del surgimiento de las repúblicas independientes latinoamericanas, las desigualdades económicas y sociales son, en el subcontinente, un rasgo estructural oprobioso. Los indígenas, pobres entre los pobres, marginados entre los marginados, siguen ocupando en esa pirámide social desequilibrada el sitio más bajo e injusto en que fueron colocados en tiempos de la Colonia. Los regímenes republicanos surgidos de la Independencia no han sido capaces de alterar ese estado de cosas.

En muchos escenarios sociales de nuestra Amérikkka, los indígenas no son solamente quienes padecen la peor miseria y el peor olvido. Son, además, víctimas de actitudes racistas que, aun careciendo de sustento legal, se encuentran ampliamente extendidas. Ejemplos particularmente cercanos y dolorosos pueden encontrarse en nuestro propio territorio, en Chiapas concretamente, así como en naciones andinas y centroamericanas.

En este contexto, merecen particular atención las declaraciones formuladas ayer por Rigoberta Menchú en el sentido de que el racismo hacia los sobrevivientes del genocidio es un rasgo estructural en muchas de nuestras sociedades.

Es preciso considerar el llamado contra el racismo que formuló la dirigente indígena guatemalteca, que se hizo acreedora al premio Nobel de la Paz por su lucha contra la opresión, la represión y el saqueo económico que sufre su gente ­circunstancias históricas que se han mostrado brutalmente vigentes con la matanza de ex refugiados recientemente perpetrada por las fuerzas armadas de Guatemala en el altiplano central de ese país.

Los motivos para atender a esa exhortación no responden sólo al apego a valores humanistas elementales y a la observancia de los derechos humanos. La sobrevivencia misma de las naciones latinoamericanas como tales demanda el pleno reconocimiento y la dignificación política, económica y social de sus "sobrevivientes". En esta perspectiva, un desafío central para nuestros países en la hora presente es instaurar el respeto a la diversidad cultural y cerrar, al mismo tiempo, la gravísima brecha económica y social que constituye una segregación de facto en contra de los "sobrevivientes". De otra manera, la brecha podría convertirse en fracturas nacionales como las que se manifiestan de manera violenta en otras partes del planeta.

No hay nada que festestejar... pero todavía hay mucho por que llorar.

FUNAAZ

12 de octubre de 1997


DEDICADO A LA MEMORIA DE TODOS LOS MEXICAS QUE CAYERÓN VÍCTIMAS DEL HOMICIDIO INDISCRIMINADO ARIO. Y GRACIAS POR DEFENDER A NUESTRO PUEBLO Y HACERNOS SENTIR ORGULLOSOS DE SU LUCHA, SU CULTURA Y SOBRE TODO DE SU RAZA DE BRONCE.


FUERZA NACIONALISTA AZTECA (FUNAAZ)